0

Descripción de la Dama de Elche

Publicado por el .

Su indumentaria es totalmente Ibérica. Lleva una túnica blanca de fin lino, mantilla sostenida por una peineta (que puede parecer una tiara), que cae atravesada sobre el pecho. Esta mantilla era rojiza y en ella aún quedan restos de pintura gastados. Sobre la mantilla, un gran manto (albornoz) de tela gruesa y pesante la encadenaba. Era de color azul. Los labios conservan también restos de su color rosa. Está hecha de caliza fina, naranja y la cara tiene el color natural de esta piedra, probable color natural de su tez o machado de cuevas.

Lleva la Dama unas joyas características de los íberos: unas ruedas que cubren las orejas y que cuelgan de unas cadenitas sujetas a una tira de cuero que le ciñe la frente. Unos collares y coronas con esferitas y filigranas. Son reproducciones de joyas que tuvieron su origen en Jonia en el siglo VIII a. C. y que luego pasaron a Etruria (Italia).

Artemidoro de Éfeso, hombre de Estado que viajó por las costas de Iberia allá por el año 100 a. C., describe a la mujer ibera en un texto que ha llegado hasta nuestros días, y en el que puede reconocerse muy bien la descripción de la Dama de Elche, tal es la semejanza:

Algunas mujeres ibéricas llevaban collares de hierro y grandes armaduras en la cabeza, sobre la que se ponían el velo a modo de sombrilla, que los cubría el semblante. Pero otras mujeres se colocaban un pequeño tympanon alrededor del cuello que cerraban fuertemente en la nuca y la cabeza hasta las orejas y se doblaba hacia arriba, al lado y detrás.

Mas información – Historia de la Dama de Elche

Fuente – Dama Elche

Te puede interesar

Escribe un comentario